Los catequistas y Dios, un diálogo de amor